CONTROL DE ACCESOS

¿QUÉ ES UN CONTROL DE ACCESOS?

SOLO PERSONAL AUTORIZADO

Hay ciertas partes de un edificio, de un complejo residencial o de una empresa, en las que es necesario, por cuestiones de seguridad, restringir el acceso al público en general, permitiendo el paso solo a aquellas personas, que están autorizadas.

Se trata de sistemas que dan servicio a los proyectos más diversos, desde los más simples a los mas completos, y que se adecuan a todos los presupuestos.

Memokey

Realiza la identificación con códigos PIN.

Un control de accesos autónomo muy competitivo porque no utiliza elementos identificadores externos.

El usuario introduce su código numérico personal y, si está dado de alta en el sistema, se le permite el acceso; en caso contrario, es rechazado.

El administrador del sistema puede dar de alta y de baja los distintos códigos asociados a cada usuario tantas veces lo desee.

Huella Dactilar

Alta seguridad. Reconoce al usuario por su huella, única e irrepetible.

Un lector capacitivo identifica a cada usuario mediante su huella dactilar, permitiéndole o denegándole el acceso según esté dado de alta o no en el sistema.

Dado que las huellas dactilares son únicas e irrepetibles en cada persona, el nivel de seguridad de este control de accesos autónomo es muy alto.

El lector incluye un lector de proximidad para aquellos casos en los que la huella no es reconocible.

El administrador del equipo puede modificar altas y bajas fácilmente según sus necesidades.

Proximidad

Cómodo y seguro: el acceso se controla mediante una tarjeta de proximidad.

Cada usuario cuenta con una tarjeta o un llavero que, al aproximarse al lector, permite o deniega el acceso.

La lectura se realiza a varios centímetros de distancia transmitiendo datos por radiofrecuencia, lo que permite utilizar la tarjeta incluso sin sacarla de un bolso o cartera.

El administrador del sistema puede activar y desactivar las tarjetas cómodamente y atendiendo a las necesidades del acceso.

Proximidad

Para grandes instalaciones con diferentes accesos y necesidades avanzadas.

Los equipos centralizados permiten gestionar instalaciones medianas y grandes con múltiples accesos, permitiendo el uso de funciones avanzadas tales como seguridad anti-retorno, limitación de aforo o restricciones por grupos o por horarios.

Tienen gran capacidad (controlan a un gran número de usuarios) y permiten hacer un registro de incidencias que puede ser consultado posteriormente para controles laborales o de seguridad.

Permite integrar, junto al control de accesos, servicios adicionales como intercomunicación, alarmas o automatismos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies